• Le afean su “sensibilidad cero” con las personas en paro