Parlamento insta a la Junta a poner en marcha una moratoria para transgénicos experimentales a iniciativa de IU

“Andalucía no puede ser el “conejillo de indias” para estos ensayos”

Lola Quintana, portavoz de IU para asuntos de Agricultura, ha defendido hoy en la Comisión del Parlamento una Proposición No de Ley, que ha obtenido el apoyo del PSOE-A y el rechazo del PP-A, y con la que se pide a la Junta una moratoria en Andalucía sobre la liberación de los organismos modificados genéticamente para la agricultura, alimentación y medio ambiente.

Tal y como ha defendido Quintana en su intervención, se trata de una iniciativa para “apostar por un modelo de agricultura sostenible, incompatible con los transgénicos, práctica que provoca un impacto negativo en el medio ambiente y en la salud de las personas”. La diputada de IU ha recordado como en otros países como Italia o Francia han adoptado medidas de salvaguarda y han prohibido el cultivo del maíz transgénico MON 810 en sus territorios por sus efectos en el medio ambiente.

Así, la aprobación de esta iniciativa supone el establecimiento de una moratoria sobre la liberalización de los transgénicos para la agricultura, alimentación y medioambiente. Asimismo se llevará a cabo una petición al Ministerio de Agricultura para que aplique también esta moratoria en los casos a nivel de todo el Estado, a través del Consejo Interministerial de Organismos Modificados Genéticamente, hasta que se lleve a cabo la revisión de esta normativa a nivel estatal.

Finalmente, con esta iniciativa se abre camino a la introducción de organizaciones de consumidores y productores al Comité Andaluz de Control de Organismos Modificados Genéticamente, que hasta ahora no tenía representación ninguna.

Quintana ha recordado que esta iniciativa de IU se aprueba en la semana de lucha contra los transgénicos organizada por más de 30 organizaciones andaluzas, recordando que “el 53% de la población andaluza se opone al uso de los transgénicos” y ha recordado que en el acuerdo de gobierno se recoge el establecimiento de una moratoria sobre la liberación de cultivos transgénicos.

Ya el pasado 26 de septiembre se aprobó una proposición no de ley en el Parlamento en la que se pedía que la Junta prohibiera los cultivos transgénicos en espacios naturales protegidos y en zonas donde la producción ecológica tiene una presencia importante. “Ahora damos un paso más” ha señalado Quintana que ha defendido que la Junta tiene competencias en los cultivos experimentales con transgénicos, según recoge el Decreto 320/2010, de 29 de junio, por el que se regulan los órganos competentes y los procedimientos administrativos en materia de utilización confinada y liberación voluntaria de organismos modificados genéticamente.

Dichas competencias abarcan la aprobación de autorizaciones relativas a las actividades para la utilización confinada y liberación voluntaria de los organismos modificados genéticamente, salvo los casos previstos en el artículo 3.2 de la Ley 9/2003, de 25 de abril, por la que se establece el régimen jurídico de la utilización confinada, liberación voluntaria y comercialización de organismos modificados genéticamente.