Maíllo critica que el PSOE andaluz pida más recursos después de reducir la capacidad de ingresos y “autorizar a los ricos a no pagar impuestos”

IU apunta a la lucha contra el fraude fiscal para evitar el enfrentamiento entre territorios por el modelo de financiación

El coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maillo, ha clamado hoy contra la incoherencia del discurso de la consejera Montero, que ha reclamado más recursos para la comunidad “y en Andalucía reduce la capacidad de ingreso y autoriza a los ricos a no pagar impuestos”. En ese sentido, ha recordado que con los 700 millones de euros de bajada que sufrirán las arcas andaluzas por el descenso de la recaudación del impuesto de sucesiones y donaciones y el IRPF, podrían cubrirse necesidades básicas de sanidad, educación, servicios sociales y dependencia.

El coordinador general de IU Andalucia ha asegurado hoy en Almería que PSOE, PP y Ciudadanos ignoran “el debate fiscal” en el marco del modelo de financiación autonómica, que para Maíllo ha de ser protagonista “frente a la tentación del enfrentamiento entre los territorios”.

Maíllo ha anunciado la predisposición de IU por declarar un “estado de emergencia fiscal que obligara a disposiciones normativas con carácter urgente para luchar contra el fraude, vigilando los perfiles más susceptibles de evasión fiscal, vinculados a intereses bancarios e inmobiliarios”. 

Según el coordinador general de IU Andalucía, los 40.000 millones de euros que necesita Andalucía para abordar un nuevo modelo de financiación, podrían deducirse del rendimiento de “los 144.000 millones de euros que evaden los ricos españoles en paraísos fiscales”. A raíz de esta estrategia, ha asegurado Maíllo, la cifra recaudada superaría los 7.400 millones de euros recaudados, por los 3.300 millones que precisa Andalucía –es decir, más del doble-.

Para el coordinador de IU Andalucía, urge la modificación de modelo de financiación autonómica, que tiene un déficit de 5.500 millones. Según Maíllo, este debate podría ser resuelto con el aumento de recursos, exigiendo “que los ricos que evaden sus impuestos los paguen en España”, con lo que se alcanzaría una financiación “justa, coherente e igualitaria”.