Maíllo asegura que España debe abordar una nueva constitución que blinde derechos y garantice servicios públicos

El portavoz parlamentario de IU Andalucía señala Díaz impide a Andalucía jugar un papel importante en el debate territorial

El portavoz parlamentario de IU Andalucía, Antonio Maíllo, ha señalado hoy que “39 años después, este país ha cambiado suficiente como para abordar un nuevo marco constitucional que nos permita un pacto de convivencia”. En la jornada previa al 6 de diciembre, Maíllo ha asegurado que la ambición de IU es “una nueva constitución que parta de un proceso amplio y participativo, enraizado a las demandas sociales de la mayoría de la sociedad y un pacto territorial que permita continuar con este proyecto común que llamamos España”.

Para Maíllo, “un espacio federal es el que mejor define la igualdad de todas las personas” y Andalucía, en un modelo federal, puede jugar un importante papel como “centro de aglutinamiento de los territorios que conforman España”. Esto, según el portavoz parlamentario de IU, habrá de hacerse a través de la “política, el encuentro y el diálogo”, ejemplificado en un 4 de diciembre que representa la construcción de una autonomía “a favor de nuestra tierra y no frente a ningún territorio”. En este sentido, Maíllo ha asegurado que el “seguidismo de Rajoy” que hace la presidenta de la Junta impide a Andalucía jugar un papel importante en el debate territorial.

En relación a la reforma de la Constitución, Maíllo ha señalado un riesgo ante el que IU, ha dicho, no cederá: un nuevo intento por confederar el norte y regionalizar el sur. Además, ha querido “desterrar” un tópico, y ha señalado que “Madrid, Cataluña, la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía son las cinco comunidades más infrafinanciadas”, por lo que “nos toca a todos”. 

Según Maíllo el 6 de diciembre es una oportunidad para reivindicar “un proceso constituyente que trace una nuevas reglas sociales de convivencia, que brinde los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, garantice los servicios públicos y que establezca un debate territorial donde todas las partes se sientan cómodas”.