Maíllo advierte del peligro de la burbuja turística y exige medidas al Gobierno andaluz ante la precariedad del sector

El portavoz de IU Andalucía señala el “desguace del empleo” en el sector turístico, que “no puede crecer más”

 El coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo, ha advertido, en la sesión de control parlamentaria, de la burbuja creada en torno al sector turístico. “El turismo no puede crecer más”, ha declarado Maíllo, que ha asegurado que “las expectativas de crecimiento del sector son superiores a su capacidad”. El portavoz de IU ha declarado que “el turismo no está creando empleo sino contratos” y ha criticado la pasividad del Gobierno de Susana Díaz ante “el desguace del empleo provocado por la pobreza que presiona a un ejército de parados sobre salarios, sobre condiciones de empleo y contratación”.

IU ha indicado que esta situación es aún más preocupante por la “importancia” del sector en Andalucía y ha subrayado las similitudes de la actual situación de ésta industria y la burbuja inmobiliaria que asoló a los andaluces hace más de una década, también diagnosticada previamente por IU. Maíllo ha exigido al PSOE que replantee “si la economía andaluza tiene que pivotar sobre el sector turístico, porque si éste cae como cayó la construcción, aunque ahora se nos tache de locos, caerá toda la economía andaluza”.

El portavoz de Izquierda Unidad ha recordado a la presidenta de la Junta que el pasado año IU presentó al Gobierno varias propuestas para “abordar la calidad del empleo en el sector turístico y aún no hemos recibido ninguna respuesta”. Maíllo ha lamentado la “feminización de la pobreza” y ha criticado que el discurso del PSOE ignore “una burbuja que se caracteriza por la economía sumergida, por el fraude de empleo y sobreexplotación laboral”.

El parlamentario de IU ha acusado al Gobierno de Díaz de “no tomar medidas para erradicar las causas de la pobreza” y ha recordado que el PSOE abrió la puerta a las condiciones provocadas por la reforma laboral de Rajoy con la reforma laboral que impulsó Zapatero en 2012.